Implantes Cocleares: La Cirugía


Versión en inglés

Navigating a Forest- 4 Trees
Artículo completo  

Consideraciones Sobre la Cirugía

La cirugía de implante coclear suele ser ambulatoria, se realiza con anestesia general y típicamente dura de una a tres horas. El componente interno del aparato, el cual se implanta durante la cirugía, contiene un receptor FM y los electrodos (vea el módulo ¿Qué es un implante coclear?). El receptor de FM, encapsulado con un imán es utilizado con el propósito de sujetar el componente interno al componente externo del implante  que se coloca en el hueso mastoideo. El grupo de varios electrodos son  insertados dentro de la cóclea.

Durante la Cirugía

  • Se suele afeitar el cabello alrededor de la incisión (en algunos procedimientos quirúrgicos, el lugar de la incisión y el tamaño de ésta hacen que no sea necesario que se afeite el cabello).
  • Se hace una incisión post-auricular (detrás del oído).
  • Se crea una depresión pequeña en el hueso mastoideo justo detrás de la incisión para sostener el receptor para que éste quede a ras con el cráneo.
  • El cirujano taladra el hueso mastoideo hasta llegar al oído interno y luego se insertan los varios electrodos en la cóclea.
  • El receptor se asegura al cráneo y se cierra la incisión con suturas.  

Después de la Cirugía   

·      El paciente regresa a sus actividades diarias tan pronto como se sienta en condición de hacerlo, usualmente en menos de una semana. Los niños generalmente pueden volver a sus actividades normales de uno a dos días después de la cirugía.

·      El implante es típicamente activado aproximadamente cuatro semanas después de la implantación, para darle tiempo a la incisión a cicatrizar adecuadamente. Algunos centros hospitalarios de implantes consideran  la activación antes, de acuerdo a cada caso en particular.  

Riesgos Asociados   

  • Como con cualquier otra cirugía, existen riesgos asociados relacionados con la anestesia general. Debido a la intervención de anestesiólogos pediátricos calificados, los riesgos relacionados con la anestesia general usada en la implantación coclear se consideran mínimos.
  • Debido a que la cirugía se hace cerca del nervio facial, existe una posibilidad remota que ocurra una parálisis facial permanente o pasajera. Durante el procedimiento quirúrgico se usan monitores quirúrgicos para evitar esta posibilidad.
  • Después de la cirugía, es posible que se infecte el área de la operación. En casos extremos, esto puede justificar que se remueva el dispositivo interno.
  • Puede que se sienta dolor en la herida después de la cirugía.  Generalmente, esto es pasajero.
  • Hay un riesgo ligero de que se presenten alteraciones del gusto, como por ejemplo sabor metálico en la boca.  
  • Hay riesgo de que pudiera haber pérdida de la audición residual después de la implantación, a pesar de los avances en los componentes implantados del dispositivo así como en las técnicas quirúrgicas que se usan para preservar la audición residual.
  • Después de la cirugía, el paciente puede experimentar mareo.
  • Existen riesgos asociados a la posibilidad de meningitis después de la implantación. Se requiere vacunarse contra la meningitis antes de la implantación. Para más información sobre este tema, vea las consideraciones El proceso del implante coclear.  

Nota: De acuerdo con la edición de junio del 2010 de Archives of Otolaryngology - Head & Neck Surgery, los tubos usados en los oídos para tratar infecciones no parecen afectar adversamente a los niños con implantes cocleares ya sea que se dejen los tubos o se remuevan antes de la implantación.  

Para información de los fabricantes sobre cómo preparar al niño para la cirugía:  

Para información general sobre el procedimiento quirúrgico (incluyendo cortos sobre la cirugía en vídeo):  



This site was supported by federal funding. Publication of this material shall not imply approval or acceptance by the U.S. Department of Education of the findings, conclusions, or recommendations herein. Gallaudet University is an equal opportunity employer and does not discriminate on the basis of race, color, sex, national origin, religion, age, hearing status, disability, covered veteran status, marital status, personal appearance, sexual orientation, family responsibilities, matriculation, political affiliation, source of income, place of business or residence, pregnancy, childbirth, or any other unlawful basis.